Categoría
Compartir
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

La espada de San Miguel: 7 Santuarios unidos entorno a su devoción (parte 7)

Categoría
Compartir
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Monte Sant'Angelo, Turin - Italia

Como algunos deben saber, Michele significa Quién como Dios. Esa fue la consigna de San Miguel Arcángel en el momento en que Lucifer decide dar la espalda a Dios creyendo ser más que su mismo creador, un peligro del que nadie está exento. Es en ese momento que San Miguel Arcángel resuena con lo que sabemos significa su nombre: ¿Quién como Dios?, y la respuesta salta a nuestro intelecto: Nadie como Dios. Esa es la humildad que Dios espera de sus criaturas y por eso pedimos la protección especial para estos tiempos de nuestro Santo Arcángel.

Nuestro siguiente Santuario en honor a nuestro santo Patrono, San Miguel Arcángel, es el Santuario de Turin. Es conocido como Monte Gargano. Está ubicado en un pueblito llamado Monte Sant’Angelo en Puglia. En este momento, es otro de los santuarios reconocido por la Unesco como Herencia Mundial.

Efectivamente es el Santuario dedicado a San Miguel Arcángel como el más antiguo de toda Europa, de hecho se sabe que ha sido visitado por santos como San Francisco de Asís y por varios Papas, entre ellos San Juan Pablo II. 

En Italia son muchos los lugares que han sido consagrados a nuestro Arcángel: capillas, oratorios, Iglesias, grutas, colinas y sí, también montes. Según la tradición, es en el año 490 cuando nuestro Arcángel hizo su primer aparición en el Monte Gargano. Es en ese año donde inicia nuestra historia con San Miguel, año en que regía nuestra Madre Iglesia el Papa Gelasio I.

La historia cuenta que en esa época el señor Elvio Emanuele, señor del Monte Gargano, había perdido el toro más especial de su manada, y sí, lo encontró en una caverna que era de difícil acceso. Viendo la imposibilidad de recuperarlo decidió matarlo con una flecha, la cual en vez de lanzarse sobre el toro se le devolvió e hirió a Emmanuele en un ojo. Maravillado y herido, como pudo, se dirigió donde su obispo , Mons. Lorenzo Maiorano obispo de Siponto a quien le contó lo sucedido.

El obispo indicó tres días de oración y penitencia, luego de los cuales el Arcángel se le apareció en la caverna diciéndole: «Yo soy San Miguel Arcángel y estoy siempre en la presencia de Dios. Esta caverna es sagrada para mí, es escogida por mí, yo mismo la custodio. Allá donde de par en par se abre la roca, pueden ser perdonados los pecados a los hombres. Aquel quien en espíritu oración se cuestione, hallará respuesta. Por tanto dedica la gruta al culto cristiano».

El obispo no hizo caso a San Miguel porque en ese monte sobreabundaba el culto pagano. Dos años después, en el año 492, Siponte estaba asediada por el Rey Bárbaro Odoacre (434 – 493) mientras que el obispo y su pueblo estaban reunidos en oración en el otro extremo. Esto durante un momento de tregua, momento durante el cual se reapareció San Miguel al obispo San Lorenzo. San Miguel prometió la victoria a ellos. De hecho durante la batalla creció una tormenta que traía consigo arena y granizo que sobrevino sobre los bárbaros y los hizo retroceder por el espanto. 

Tras este sucedo todo el pueblo, junto con el obispo, salieron en procesión hacia el monte en agradecimiento. Sin embargo una vez más el obispo no quiso ingresar en la gruta. Por una corazonada que no se explicaba, san Lorenzo Maiorano se dirigió entonces donde el Papa Gelasio I (490 – 496), quien le ordenó, después de un ayuno de penitencia, ingresar en la gruta junto con el obispo de Puglia.

Fueron entonces los tres obispos a la gruta para hacer la dedicación, momento en el cual se les reaparece San Miguel y les indica que no era necesaria la ceremonia dado que la consagración ya se había hecho con su presencia. Cuenta la leyenda que cuando ingresaron en la gruta, encontraron un altar cubierto de un pan rojo con una cruz de cristal e impresa sobre una roca un pie infantil atribuido a nuestro santo Patrono. 

El obispo San Lorenzo hizo construir una Iglesia dedicada a San Miguel, la cual se inauguró el día 29 de Septiembre del año 493. Con el tiempo se le conoció como Basílica Celeste y es reconocido como un lugar de culto sobre todo para los obispos.

Con el tiempo, alrededor de la gruta fue creciendo una ciudad que se le dio el nombre de Monte Sant’Angelo en el Gargano. 

En nuestro siguiente capítulo veremos el Monasterio de Symi ( Isla de Symi, Grecia). Si deseas ver más información sobre Monte Galgano puedes revisar este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribirme al blog

Más Artículos

Súmate a nuestro Apostolado. Tienes cinco opciones: orar, voluntariado, donar, adquirir material ó comprar en Amazon.

Sobre nosotros

La Fundación busca la expansión del Reino de Dios a través de su Apostolado. 

Más artículos

Manos1

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Abrir chat
1
Hola.
Aquí puedes hablar con nuestra colaboradora ¿Cómo podemos ayudarte?
IMPORTANTE: QUERIDO USUARIO, si tu consulta es de carácter personal o espiritual, por favor envíalo a consultas@fundacionsma.org o crea un ticket para el departamento de consultas en https://soporte.fundacionsma.org/